Mar 16

SENSIBILIDAD DENTAL

La sensibilidad dental se define como el dolor intenso y transitorio producido por la exposición de la dentina (la parte interna del diente). Es la causa más frecuente de dolor dental, llegando a afectar a 1 de cada 5 personas adultas; asimismo, puede derivar en caries, gingivitis o periodontitis si la persona que padece el problema no puede realizar correctamente la higiene bucodental diaria a causa del dolor.

La sensibilidad dental puede tener diversos orígenes:

  • Una técnica de cepillado inadecuada, demasiado fuerte o frecuente, y/o una pasta dental muy abrasiva.
  • Las comidas y bebidas ricas en ácidos, que pueden erosionar el diente o provocar desmineralización
  • El bruxismo y los malos hábitos como por ejemplo limpiarse entre los dientes con un palillo.
  • La recesión gingival por enfermedad periodontal
  • Una técnica de blanqueamiento dental muy agresiva.
  • Patologías sistémicas o situaciones que pueden provocar un medio oral ácido como las la hernia de hiato o la bulimia.
  • Una anomalía anatómica.

Para tratar la sensibilidad dental, la clave es lleva a cabo una correcta higiene bucal diaria con productos específicos:

  • Un cepillo dental con filamentos extra suaves para una limpieza delicada.
  • Una pasta dentífrica no abrasiva de uso diario con acción desensibilizante y que repare y proteja la superficie del esmalte.
  • Un colutorio específico permitirá que los activos alcancen las zonas de difícil acceso y permanezcan más tiempo en boca complementando la acción de la pasta.

Finalmente, acudir al odontólogo de forma periódica nos ayudará no solo a tratar la sensibilidad dental sino también a prevenir cualquier otro problema bucal.

Read 1339 times Last modified on Jueves, 16 Marzo 2017 04:23